Benvinguts / Bienvenidos / Welcome / Accueil / Kasumay

Close Icon
   
Contact Info     +34 625 229 658 (Quim)

Caminando hacia un sueño by Viviana

PROJECTE (106)Hace un año atrás visitábamos por primera vez la aldea de Caparán, en ese momento ya estaban funcionando dos proyectos llevado a cabo de la mano de Quim la escuela de futbol y el taller de estampación.

Una de las visitas que realizamos fue al dispensario, rápidamente nuestros corazones se sobrecogieron al ver las condiciones en las que eran atendidos los habitantes del lugar y casi rápidamente también comenzó un alboroto de sentimientos que nos llevaron a la vuelta del viaje a organizarnos en grupo para intentar llevar adelante un sueño….la reconstrucción del mismo. El trabajo era grande, pero nuestras ganas eran inmensas, así fue que nos organizamos en reuniones a las que cada uno iba con ideas y proyectos, no fueron pocas las horas, los desplazamientos los sentimientos y las ilusiones. Poco a poco cada integrante intento ocuparse de algo, comenzaron los contactos, las reuniones con diferentes personas y organizaciones, las llamadas telefónicas, viaje a Madrid, contacto con farmacias, médicos, arquitectos, las ideas iban y venían, alguna caían como anillo al dedo, otras no llegaban a cuajar.

Desde un primer momento nos movió la idea de respetar la cultura y costumbres del lugar en la reconstrucción, pero necesitábamos dinero…..difícil tarea en un mundo que se venia abajo…..justamente por la misma razón que nos hacia falta…el dinero.

No desistimos y se realizaron varias actividades a lo largo del año, poquito a poco, despacio, sin prisa pero sin pausa, íbamos juntando lo que en un momento parecía imposible. En este trabajo colaborarían diferentes personas, particulares, asociaciones, empresas, se abrían muchas puertas y teníamos el placer de conocer a gente maravillosa que nos daba fuerza para seguir en los momentos bajos.

El plan a seguir era viajar en agosto en donde comenzaríamos los contactos con el pueblo para ver las necesidades, llevar el poco dinero que habíamos conseguido para comenzar las obras y la medicación que através de diferentes medios había llegado a nuestras manos.

Antes de partir casi con las maletas en las manos,otro viajero Raul nos hizo un informe tecnico sobre las obras a seguir en el dispensario, de gran ayuda por cierto,su informe nos acompaño todos los dias que estuvimos en el poblado. Así fue que el 10 de agosto el grupo formado por, Eva, Edu, Pepi y Viviana marchaba rumbo a Caparan, Quim estaba allí con los grupos durante el mes de julio y agosto, lamentablemente Toñi por razones laborales y Loreto por cuestiones familiares no podían acompañarnos a ultimo momento. Con tantas y tantas ilusiones pero con un dinero y tiempo limitado lo que hacia que estuviéramos un poquillo nerviosos, cargando las cajas de ayuda comenzaba el gran sueño.

El 12 de agosto llegamos a la aldea, no veíamos la hora de comenzar con nuestro trabajo El 13 a las 10 de la mañana, Leity nuestro contacto local, hijo del poblado, había organizado la reunión con el pueblo, súper emocionante, había un representante de cada área que nos exponía las necesidades y se comprometían a llevar adelante las obras y hacerse responsables del sostenimiento de las mismas, el Dr. Bocoum se comprometía a realizar atención mensual en las horas que pudiera, nosotros expusimos el trabajo realizado y explicamos que queríamos hacer, en esta reunión también participo el grupo de viajeros que se encontraba en ese momento y hablo David, comentando los sentimientos que tenían ante la situación, una intervención entrañable. Isabel, otra viajera, hizo hincapié en la importancia de la presencia de las mujeres, y ellas también dieron su opinión. Luego comenzaba el trabajo, en el dispensario, donde nos esperaba Mamadou, que es el encargado de las faenas de “auxiliar” de enfermería, Amy (la Matrona) y Kemo Sonko (voluntario) que desde hace 30 años prestan sus servicios desinteresadamente en el dispensario. Con nosotros venia Damien que haría de interprete y para nuestro asombro de gran colaborador, al punto que su entusiasmo le ha llevado a pensar en realizar algún curso de auxiliar. Con la ayuda de algunos viajeros, los que cabíamos en las pequeñas zonas del dispensario, comenzamos a limpiar los muebles y organizar las cajas de medicamentos, armar carro de curas, limpieza de la zona de maternidad y calor mucho calor. Por la tarde se habían citado a las personas del poblado para realizar curas de heridas, revisiones bucales, oculares y demás dolencias que pudiéramos solucionar, recuerdo la imagen imborrable de una cola interminable, impresionante. El Dr. Bocoum vino a ayudarnos y con el también un enfermero en practicas. Al otro día nos dividimos y mientras que unos atendíamos pacientes los otros partieron a comprar los materiales para comenzar la reconstrucción del techo. Planchas de zinc, clavos, sacos de cemento, interruptores, enchufes, soportes de bombilla, tornillos. Fueron dos días y medio de trabajo, tan agotador como gratificante.

Toda la teoría que habíamos manejado durante un año comenzaba a hacerse realidad, que gran momento!!! Partimos dos días, visitamos el Hospital de Baila para darnos una idea del trabajo que teníamos que seguir organizando, y los materiales que debíamos tener en cuenta al momento de buscar estanterías para almacenar la medicación, así también para darnos una idea de la forma en que se organizaba todo lo relacionado a la gestión de residuos y organización de salas. Mientras estábamos fuera del poblado nos comunicaron que ya comenzaban a colocar las planchas de zinc del techo y cuando volvimos la emoción fue inmensa al ver un techo reluciente y poder apretar un interruptor através del cual una bombilla hacia luz……tan simple pero tan grande!!! Habíamos estado trabajando con frontales porque el dispensario carecía de iluminación. La respuesta del pueblo había sido instantánea, y estaban llevando a cabo la faena con la cual se habían comprometido. Todos trabajábamos unidos para seguir adelante, y todos estábamos tan satisfechos que solo hacíamos que sonreír y abrazarnos. Al otro día y después de 10 días debíamos emprender el regreso, esta etapa llegaba a su fin, una mezcla de nostalgia y satisfacción nos acompañaba. Pero debíamos organizar juntos los pasos a seguir, así que coincidimos que debería seguir adelante la obra y que Quim seguiría los pasos con la colaboración del siguiente grupo de viajeros, los cuales se dividirían en grupos encargados de seguir la labor comenzada, controlar, enseñar y aprender de Mamadou y su equipo. Nos queda mucho trabajo por delante, pero el puntapié inicial esta dado, ahora debemos seguir con nuestros objetivos, arreglar paredes, suelo, pintar, rehabilitar camas, sabanas, mobiliario, sistema de esterilización, seguir con la colaboración de medicamentos, formación de personal y conseguir algunas cosas que hemos visto indispensables y de primera necesidad, seguir el orden de prioridades que nos destaco la matrona y Mamadou, intentar que sigan la formación correspondiente e incentivarlos a lo mismo. Solo nos queda volver a organizarnos en la reunión que ya hemos agendado para setiembre, tenemos muchísimas ganas, las ilusiones son todavía mas y esperamos que sigamos conociendo a tanta y tanta gente que como hasta ahora dejaran plasmado en cada rincón del dispensario las ganas de colaborar y el corazón abierto Seguiremos, volveremos, es mas….no nos hemos ido……nadie se va totalmente de allí…..hasta pronto Caparan!

Viviana Morales Boffi

Post Tagged with ,

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>